es

Elecciones 26J | Debate a cuatro: ¿quién fue el ganador?

Published on 14/06/2016

Elecciones 26J | Debate a cuatro: ¿quién fue el ganador?

Primer verdadero debate a cuatro, esta vez sí, con los cuatro candidatos a la Presidencia con amplia representación parlamentaria y con posibilidades reales de participar en un próximo Gobierno, sea cual sea.

Dos horas y media de contienda, con 20 minutos de pausas, en un horario escasamente racionalizado y tres moderadores/entrevistadores que interpelaban a los candidatos para introducir cada temática. Buen formato de debate, suficientemente vivo para lo que acostumbramos y solamente bronco en el bloque de regeneración política, o más bien de corrupción.

Un debate de dos corbatas tradicionales y tres americanas moderadas, en que Albert Rivera y Pedro Sánchez apenas se vieron entre ellos. Un pacto entre caballeros que evitó rozaduras entre ambos candidatos y provocó que centraran sus críticas en los otros dos adversarios.

Sánchez intentaba distanciarse de Iglesias, recordándole machaconamente que votó en contra de su candidatura y obstaculizó el cambio, mientras que el líder de Podemos no escatimó en ocasiones para advertirle que se equivocaba de adversario.  Pablo Iglesias continúa ahondando en su estrategia de desgaste al PSOE y de presión a Pedro Sánchez, forzándole a escoger en una encrucijada endiablada para el candidato socialista.

Como era de esperar, a Rajoy le tocó lidiar con los tres adversarios y se agarró a sus datos macroeconómicos y a una promesa de generación de empleo sujeta a la continuidad de las reformas y políticas del Partido Popular. Su animadversión hacia Sánchez fue patente incluso en su gestualidad y sus recomendaciones a Rivera sugieren respeto pero sujeto a una exigencia de aprendizaje y de humildad.

El tono del presidente en funciones sigue siendo académico y parlamentario, con una gran cantidad de cifras difícilmente retentivas, con recursos poco preparados para televisión, mientras que Rivera cuenta con una frescura que ayer aderezo con una buena postura y compostura. Agilidad, buen entrenamiento para el debate y recursos visuales adecuados para ser mostrados.Elecciones 26J

El candidato de Ciudadanos focalizó sus propuestas en la modernización de la economía, el empleo de calidad y en especial en una educación de calidad y consensuada. Rivera aprovechó en el minuto de oro, con mirada a cámara y expresando convencimiento y seguridad en su discurso.

Sánchez optó por su parte no usar cuadros ni gráficos, ni siquiera recurrió a historias personales, y se limitó a esgrimir una sonrisa permanente, en muchas ocasiones forzada. Se definió como el que más había hecho por llegar a un acuerdo y al PSOE como el partido más favorable a la mujer y la igualdad. Su promesa de someterse a una moción de confianza en dos años en caso de llegar al Gobierno pasó sin pena ni gloria, probablemente por la desconfianza de la vialidad de esa opción. No destacó, se perdió en un debate de otros, pero resistió bien, con propuestas en positivo aunque sin llegar a motivar al votante.

Probablemente uno de los rasgos más destacados fue el perfil bajo que trató de mantener en líder de Podemos. Pablo Iglesias buscó suavizar su tono, mostrarse tranquilo, evitando enfrentamientos con la mirada que dirigió en no pocas ocasiones hacia abajo. Recordó los datos de pobreza y desigualdad en España, prometió una renta mínima garantizada e ignoró a Albert Rivera en sus acusaciones sobre el apoyo a las políticas griegas, evitando recurrir a Venezuela. Un Iglesias mucho más centrado en evitar errores y estridencias y en reforzar un papel moderado, con lo que se mostraba presidenciable en su discurso y en su posición a la izquierda.

Unas horas de debate, en algunos bloques plano, sin un ganador ni perdedor claro, un trámite que los candidatos querían quitarse de encima cuanto antes y que a pocos movilizaría al voto. Poco decisivo para los indecisos, a falta de doce días de unas elecciones que prometen un escenario poco alejado del que nos dejó el 20D.

Ponte al día de todo sobre la nueva campaña política con nuestra Guía de campaña 26J

Carmen Andrés es Consultora en Corporativo & Asuntos Públicos

Comments