es

¿El fin de la prensa en papel? ¿Y los periodistas qué?

Published on 14/04/2016

Hace unos días desayunábamos con la última edición en papel del diario británico The Independent. Recientemente vimos en todas partes la carta abierta que Antonio Caño dirigía a la redacción de El País para explicar la shutterstock_241650187transformación digital de la cabecera que pasaba por el fin de la edición en papel. El diario español se suma a un camino que se han planteado otros  grandes: “dejaremos de imprimir el New York Times en algún momento del futuro, en una fecha por anunciar”, dijo el director general del periódico, Arthur Sulzberger en 2010.

Y todo esto nos hace plantearnos muchas preguntas. ¿Es el fin de los diarios en papel? ¿De los churros el domingo con los suplementos? ¿De la pelea con el periódico en el autobús por no meterle la esquina al acompañante en la nariz? ¿De mancharte los dedos de tinta y preguntar siempre -¿cómo me he puesto así?.

Vivimos en un mundo 10.0: miles de personas tienen las aplicaciones de los periódicos en el móvil o la tablet, nos enteramos antes de las noticias por las redes sociales, apostamos por las tecnologías de última generación, pero siguen existiendo nostálgicos; los amantes y necesitados del papel. Y es que trabajar en una agencia de comunicación no hace más que aumentar el gusanillo de la prensa escrita. De hecho aspiramos siempre a sacar las informaciones en formato papel, nos emocionamos al ver a nuestro cliente en la portada de cualquier diario, es lo primero que destacamos en los informes y  luchamos casi cada día por ese pequeño y precioso espacio.

Muchos siguen (seguimos) prefiriendo el formato en papel, pero las ediciones en Internet mayoritariamente de acceso gratuito y los perfiles de los grandes diarios en las redes sociales, atraen a millones de lectores. Por esto muchos periódicos, de forma paralela, se han dedicado a explorar las posibilidades que ofrecen los dispositivos electrónicos inalámbricos y las apps, y se preguntan si estos se podrán convertir algún día en su tabla de salvación.

Esa pregunta permanece sin respuesta pero lo que sí sabemos es que cada uno esos canales y plataformas necesita diferentes estilos de redacción y formas de presentar el contenido y la información. De esta forma los periodistas tendrán que saber cuándo y cómo lanzar alertas, artículos, podcasts, fotonoticias, videorreportajes o noticias.

Y destaco periodistas en negrita porque debemos tener en cuenta que por encima de los soportes está la profesión. Son la cabecera y la profesionalidad de los periodistas, los que avalan el rigor de la información (sea el formato o la plataforma que sea), algo que en el ámbito digital, lamentablemente, parece haber pasado a un segundo plano y que por otra parte obliga a los profesionales del sector a adaptarse y trabajar contracorriente. La consultora Cases i Associats, elaboró un estudio hace unos años sobre las tendencias de los medios y exponía este tema de forma muy clara: «De la misma manera que publicar un remedio casero para el resfriado no convierte al usuario en médico ni al foro donde lo publicó en un centro de atención primaria, escribir sobre un evento en Internet no convierte a esa persona en reportero ni a la web utilizada en un medio periodístico«.

Sonia Sánchez es Ejecutiva de Cuentas en la División de Comunicación Corporativa y Asuntos Públicos

Comments

Alfonso Sanchez Published 25/04/2016

Para aquellos que disfrutamos del olor y del tacto del papel impreso, es terrible este proceso irreversible. Pero aun es mas irritante la caterba de intrusos que han colonizado la profesion, degradandola.