es

«Los retos en el ámbito de la comunicación no dejan de ser los retos de la propia institución»

Published on 15/01/2015

Sandra Purroy en su despacho. Evercom

Sandra Purroy en su despacho.

Charlamos con Sandra Purroy, la principal responsable de comunicación en Cataluña de uno de los colectivos profesionales más desconocido: los notarios. Desgranamos las peculiaridades de estos profesionales, cómo se gestiona una comunicación eficiente con ellos y los medios a pesar de los consabidos mitos: 

– Uno de los sectores menos conocidos dentro del mundo de la comunicación es el de las asociaciones y colegios profesionales. En su caso, lleva casi 5 años al frente de la estrategia de comunicación del Colegio de Notarios de Cataluña, ¿cómo es el día a día? ¿Hay grandes diferencias con respecto a la gestión de la comunicación en la empresa privada?

La comunicación en los Colegios profesionales se basa en el desarrollo de la comunicación corporativa en el sentido más amplio de la palabra – comunicación interna, externa y online -, la gestión de la marca y la reputación, y las relaciones institucionales, de modo que no existen grandes diferencias respecto a lo que denominaríamos comunicación empresarial. Sí es cierto que, en este caso, y por tratarse de una corporación de derecho público – intermediando entre las administraciones y los ciudadanos – cambian sustancialmente los timings y la repercusión social de los posicionamientos suele ser mayor. En el fondo, se trata de alinear la comunicación con la estrategia general de la institución, aportar valor añadido y sumar para alcanzar los objetivos establecidos.

– En su caso además, juegas con una imagen del colectivo que no siempre es la más amable. Habitualmente los notarios han sido vistos como profesionales que ‘firman documentos’  a secas. ¿Cómo se trabaja desde el CNC para explicar de forma informativa y pedagógica la labor de estos profesionales?

Es cierto que este es uno de los tópicos que existe en determinadas personas o colectivos sociales entorno a los notarios, pero también lo es que entre los principales valores asociados al Notariado encontramos el prestigio, la profesionalidad, la excelencia o el rigor, lo que es muy positivo. Lo que existe, en términos generales, es un cierto desconocimiento de su función, pero es un profesional muy bien valorado profesionalmente, bien posicionado en el ámbito jurídico y al que se asocian valores muy positivos. De modo que uno de los grandes objetivos de comunicación es dar a conocer la labor del notario, algo tan sencillo cómo qué es un notario, qué garantiza o qué ofrece al ciudadano. Además, es importante transmitir su función social, ya que es una profesión que tiene una destacada voluntad de servicio y de protección al ciudadano que constituye un eje fundamental  y prioritario de su función. Por ello, los proyectos e iniciativas se trabajan específicamente no sólo el ámbito jurídico-económico sino también desde una perspectiva social.

Colegio Notarial de Cataluña.

Logo del Colegio Notarial de Cataluña.

– Y en cuanto a comunicación interna. ¿Qué intereses tienen profesionalmente? ¿Qué herramientas utilizan para comunicarse con ellos?

En este sentido, es importante tener en cuenta que se trata de un colectivo profesional numéricamente reducido, de modo que en Cataluña concretamente ejercen algo menos de 500 notarios – la cifra se regula por ley – y en toda España suman un total de 3.000. A través de una Intranet potente, con un gran volumen de contenidos, llegamos a todos con la máxima inmediatez, ya que, contrariamente a lo que a menudo se cree, los notarios, para optimizar su función, están a la vanguardia en las nuevas tecnologías y conectados permanentemente tanto con el Colegio, como entre ellos y con la Administración. Además contamos con un Boletín electrónico mensual que incorpora la actualidad más inmediata y una revista corporativa trimestral, La Notaría, que es la revista jurídica con mayor antigüedad en España y un auténtico referente. Esto canales, sumados a los de comunicación externa, como la web o las redes sociales, hacen posible hoy en día que la información llegue con la máxima rapidez y, al mismo tiempo, nos permite abrir vías de feedback absolutamente necesarias hoy en día. En comunicación, antes de hablar, siempre hay que escuchar.

Dentro de tu amplia trayectoria profesional estuviste durante muchos años vinculada al sector sanitario. ¿Cómo se afronta pasar del sector Salud al Notarial?

Sí, antes de llegar al Colegio Notarial de Cataluña mi experiencia profesional estaba exclusivamente centrada en el ámbito sanitario. Pero he de decir que, pese a estar ahora mismo en un sector con unas particularidades muy distintas, en mi trayectoria profesional he trabajado para la Administración, para otro colegio profesional, y también para la empresa privada. Todas estas experiencias  profesionales tienen  en determinados aspectos similitudes y una cierta transversalidad con la que desarrollo actualmente. Introducirme en el sector jurídico fue un reto que asumí partiendo de la experiencia de lo aprendido y desarrollado anteriormente en el sector salud, que te diría que es una excelente escuela para los comunicadores, ya que ese trata de un sector muy expuesto y con un componente social y emocional de primer orden.

– Desde su punto de vista, ¿cuáles son los grandes retos que tienen los colegios profesionales a día de hoy en cuanto a su comunicación con la opinión pública?

Como comentaba anteriormente, los retos en el ámbito de la comunicación no dejan de ser los retos de la propia institución. En el caso de los colegios profesionales se vive un momento de reposicionamiento muy importante, debido a la reciente reforma legislativa, que hará necesario, en muchos casos, la revisión y actualización de los servicios que ofrecen a sus  colegiados. Pero el fin esencial de un colegio profesional no es tan solo la defensa de la profesión sino también de los derechos de los ciudadanos como usuarios. Por ello, en cuanto a la opinión pública, es necesario reforzar el mensaje de fondo de que los colegios profesionales velan por la calidad y la eficiencia del servicio que ofrece su colectivo a los ciudadanos, además de potenciar, en nuestro caso, aquellas nuevas atribuciones que, en el fondo,  responden a las necesidades de la propia sociedad. Destacar el enfoque social, de servicio, es fundamental en el ámbito de la comunicación. Y en este sentido, precisamente los cambios legislativos, tecnológicos y sociales crean nuevas exigencias que hacen más vigentes y necesarias que nunca las funciones de los colegios profesionales.

Comments