es

5 ocasiones en las que el sentimiento de mercado ha tenido un rol decisivo en cotizadas

Published on 22/08/2019

5 ocasiones en las que el sentimiento de mercado ha tenido un rol decisivo en cotizadas

El sentimiento de mercado podría definirse como la actitud y las expectativas de los inversores hacia un determinado activo. Así, aunque el precio de las acciones de una cotizada suele depender de factores técnicos y fundamentales, el sentimiento de mercado puede jugar un papel vital en el comportamiento del activo. Con este punto de partida, desde el departamento de Comunicación Financiera de Evercom hemos querido recordar cinco ocasiones en las que el sentimiento de mercado ha tenido un rol decisivo en varias cotizadas internacionales.

  1. TESLA

Las acciones de Tesla cada vez están más sujetas a lo que haga o diga su polémico líder, el sudafricano Elon Musk. La salida de dos altos ejecutivos de la compañía de coches eléctricos, junto a un vídeo de Musk fumando un porro de marihuana, provocó un desplome de los títulos en Wall Street de hasta un 9%.

De hecho, tras haber confundido a los inversores con un mensaje en su cuenta personal de Twitter en donde anunciaba una posible salida a Bolsa de Tesla, Musk fue acusado de fraude por parte de por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés). Esta información falsa sobre privatizar Tesla le costó a Musk, en septiembre de 2018, su cargo como presidente del consejo de administración de la automovilística.

  1. TED BAKER

Dándole la espalda al movimiento #MeToo, Ray Kelvin, fundador y director general de la empresa marca de ropa Ted Baker, daba abrazos (no solicitados) a miembros de su personal e incluso pedía a algunas de sus empleadas que se sentasen en sus piernas.

Una petición de internet, firmada por unos doscientos trabajadores de la compañía, en donde lamentaban los “abrazos” y comentarios inapropiados de su fundador, hizo saltar las alertas mediáticas y bursátiles. De hecho, a raíz de estas acusaciones contra Ray Kelvin, las acciones de Ted Baker que cotizan en el índice bursátil londinense FTSE-250 llegaron a perder, aproximadamente, hasta una quinta parte de su valor.

Según comunicaron a sus inversores, Ted Baker contrató al bufete Herbert Smith Freehills LLP para que llevara a cabo una investigación externa independiente. Mientras no se concluya esta investigación, Ray Kelvin, hasta entonces máximo responsable de la empresa minorista británica, fue suspendido de manera temporal de su cargo.

  1. SNAPCHAT

Un ejemplo paradigmático de la influencia de una influencer lo protagonizó Kylie Jenner. La socialité escribió un tuit en el que preguntaba a sus seguidores «¿Hay alguien además de mí que ya no abra Snapchat?”. Ipso facto, las acciones de Snap, empresa propietaria de la aplicación, cayeron bruscamente en Wall Street.

El comentario de la modelo se produjo en mitad de una oleada de críticas de los usuarios de la aplicación por una actualización implementada en febrero del 2018 que no terminó de gustar a sus 187 millones de seguidores. Tomando como caldo de cultivo este escenario digital adverso, el tuit de Jenner fue la guinda del pastel y, en un solo día, hizo perder a la compañía unos mil millones de euros de capitalización y una caída del título de hasta el 8%.

  1. UNITED AIRLINES

En abril del año 2017, un vídeo en el que se veía cómo un pasajero de un vuelo sobrevendido de United Airlines era sacado a la fuerza por la tripulación se hizo viral en todo el mundo. El trato vejatorio de la aerolínea hacia su cliente causó indignación en redes sociales y el mismo CEO de la firma, Óscar Muñoz, asumió el error y tuvo que pedir disculpas. Sin embargo, ese “mea culpa” no sirvió para atajar a tiempo la crisis reputacional y bursátil que sobrevino.

Desde la apertura de la Bolsa de Nueva York del 9 de abril de 2017, el nivel de críticas iba creciendo y, de forma inversamente proporcional, descendía el valor de los títulos de United. El desplome, aunque al final de esa jornada bursátil se amortiguó, llego a alcanzar un 4%.

  1. FACEBOOK

2018 no fue un buen año para Mark Zuckerberg. Entre los múltiples escollos que tuvo que sortear la tecnológica en 2018, quizá el escándalo de la filtración de Cambridge Analytica fue el mayor de todos. Esta consultora británica fue acusada de manipular los datos de 50 millones de usuarios de Facebook para influirlos con mensajes propagandísticos durante la campaña electoral de Trump. Por su parte, el presidente y fundador del gigante tecnológico, fue convocado por el Senado (comité Jurídico y Comité de Comercio, Ciencia y Transporte) y por el Congreso de Estados Unidos para dar explicaciones de lo ocurrido. Durante una comparecencia maratoniana de cinco horas, Mark Zuckerberg asumió su culpa y responsabilidad en toda esta polémica.

Tras conocerse la manipulación de estos datos con fines políticos el 19 de marzo de 2018, la tecnológica se desplomó en Bolsa un 7% e hizo resentirse a dos de los principales índices de Wall Street en los que cotiza: el Nasdaq y el S&P 500. 

Sonia Álvarez Ferro | Directora de cuentas de la División de Comunicación Financiera

Comments